CIUDAD DE MÉXICO, 5 de noviembre de 2020.- Para el encargado de negocios de la embajada de Armenia en México, Haik Hakobian, el conflicto bélico en la región de Nagorno-Karabaj no es una disputa étnica, religiosa o territorial, sino se trata de la sobrevivencia del pueblo armenio en una región en la cual han sufrido asesinatos masivos y desplazamientos forzados desde el siglo pasado, los cuales se exacerbaron tras la determinación de la población por independizarse de Azerbaiyán.

Con más de 25 años de carrera diplomática, de los cuales los últimos tres ha residido en México representado al gobierno de Armenia, Hakobian advierte que el reciente respaldo militar de Turquía a Azerbaiyán, para atacar a la población armenia de Nagorno-Karabaj, no solo es peligroso por la utilización de aviones de combate F16 o drones con bombas, sino porque en la embestida también intervienen terroristas libios y sirios.

Según el presidente ruso, Vladímir Putin, los enfrentamientos entre la milicia azerí y los independentistas armenios han dejado cinco mil víctimas fatales en la región de Nagorno-Karabaj desde que se reiniciaron los combates desde finales de septiembre pasado.

En entrevista con Quadratín México en la sede de la embajada de Armenia, Haik Hakobian considera que el cese al fuego, tras más de un mes de ataques, solo se podrá generar si la comunidad internacional presiona a Turquía para que deponga su intervención en la zona.

Desde el pasado el 27 de septiembre, tras el reinicio de los enfrentamientos entre fuerzas armenias y azerbaiyanas, se han proclamado al menos tres intentos de cese al fuego con fines humanitarios, los cuales no han sido respetados ni permiten las condiciones para la atención de heridos y el intercambio de prisioneros de guerra.