MÉRIDA, Yuc., 8 de mayo de 2021.- Un cohete chino que orbita la Tierra fuera de control desde hace varios días colisionará con la atmósfera terrestre en las próximas horas, situación que previsiblemente lo desintegrará casi en su totalidad, aunque no se descarta que algunos restos puedan caer en algún lugar de la Tierra.

El Servicio de Vigilancia y Seguimiento Espacial de la Unión Europea (EUSST) ha reducido ya la “ventana” en la que es previsible que se produzca la reentrada del cohete en la atmósfera terrestre, y ha fijado la hora prevista en las 2:11 UTC (4:11 hora peninsular española), aunque con un margen algo superior a las de seis horas (tres horas antes y tres horas después de esa hora).

El cohete chino Long March 5B viaja sin control a una velocidad de 28 mil kilómetros por hora y tarda una hora y media en completar una vuelta a la Tierra. La última previsión dice que entrará en la atmósfera la noche del sábado al domingo (23:59 GMT), con un margen de error aproximado de 7 horas y 45 minutos.

Los expertos estiman que el riesgo de causar daños en la Tierra es mínimo, aunque no nulo. “La mayoría de los componentes (del cohete) se quemarán y destruirán al entrar en la atmósfera. La probabilidad de causar daños a las actividades aéreas o (a las personas, construcciones) en tierra es extremadamente baja”, afirmó en rueda de prensa el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Wang Wenbin.