MÉRIDA, Yuc., 7 de mayo de 2021.- El candidato a la alcaldía de Mérida, Jorge Carlos Ramírez Marín, lanzó una nueva propuesta con la que pretende convertir el centro de la ciudad “en un museo”, a través de la creación de un plan maestro que estaría listo en los primeros cuatro meses de su administración y la integración de un Consejo de Patrimonio y Centro Histórico, que vigilará y aprobará las obras que se pretendan construir en esta zona de la capital yucateca.

“El centro histórico para nosotros es eso, una joya sin pulir, una joya a la que hay que sacarle brillo y por eso veo con un enorme entusiasmo, proyectos audaces, retadores, como el de la iluminación del centro histórico y como el de el desarrollo turístico del cementerio general de Mérida, un sitio a donde se debe ir como un paseo que forme parte de los recorridos de la ciudad”, comentó el abanderado del PRI y PRD, en rueda de prensa realizada en el Restaurante Amaro.

Ramírez Marín indicó que las administraciones municipales de los últimos nueve años han dejado que la riqueza arquitectónica se enfoque solamente en la catedral, las haciendas cercanas, el Teatro Peón Contreras, la Zona arqueológica de Dzibilchaltún, el Monumento a la Patria, el Paseo de Montejo y la Casa de los Montejo, cuando existen 6 mil 906 edificios monumentales distribuidos en 659 manzanas.

“Estamos dejando a un lado una enorme riqueza, comenzando con el centro histórico y sus fachadas, algunas coloniales, otras neoclásicas, con una gran variedad de fachadas de todo tipo, que suman en total 3 mil 906 edificios clasificados como patrimonio, estos edificios necesitan una revalorización y no pocas veces una intervención”, manifestó.

Además, añadió que en la actualidad el ayuntamiento de Mérida destina cerca de millón y medio de pesos anuales para el rescate y mantenimiento de todos estos edificios, lo cual deja únicamente 120 mil pesos al mes, como presupuesto para que trabajen cuatro ingenieros y 40 obreros: “simplemente esperarán a que se tapen los desagües de estas casonas, esperarán a que revienten los muros y que finalmente se caigan los techos, eso es lo que no podemos permitir”. 

En ese sentido, Ramírez Marín prometió gestionar recursos internacionales para duplicar el monto que destina el ayuntamiento de Mérida a la conservación del Centro Histórico, para agilizar la rehabilitación de los edificios que presentan deterioro, así como la intervención de iluminación tipo museográfica.

“Convirtamos al centro histórico, todo él, en un museo, así como se hace o como se ha hecho en otras ciudades del mundo, incluso algunas con menos patrimonio arquitectónico que el que tenemos”, agregó el candidato a la alcaldía.

De igual forma, adelantó que en su administración se creará un Consejo de Patrimonio y Centro Histórico, cuya tarea será intervenir para verificar que el ayuntamiento lleve a cabo y cumpla con un plan estratégico, a través de sesiones mensuales. Además, dicha instancia administrativa se convertirá en el órgano que autorice las obras y gestione permisos para dicha zona de la ciudad: “sin la autorización del Consejo de Patrimonio y Centro Histórico, no se realizarán obras dentro de estas más de 600 manzanas”.

Finalmente, añadió que también realizarán un censo detallado de las escuelas con valor patrimonial, histórico, que estén dentro del centro, para revalorizarlas, intervenirlas y de ser necesario, convertirlas en otro espacio funcional.

“Nada lograremos, si además de las obras físicas, no hay un amplio proyecto de difusión, de formación, de apreciación de los ciudadanos del patrimonio que tiene, si no enseñamos desde muy temprano a nuestros ciudadanos a valorar una fachada, a valorar un sitio histórico que está a su paso todos los días, estaremos cometiendo un gravísimo error”, concluyó.