MÉRIDA, Yuc., 8 de mayo de 2021.- La mañana de este sábado el candidato a la alcaldía de Mérida, Jorge Carlos Ramírez Marín, realizó una caminata por la comisaría de Chichí Suárez, que por su valor arquitectónico y su cercanía con la ciudad, “es una de las que tienen un potencial más importante”.

Durante el recorrido, Ramírez Marín escuchó las necesidades de familias que han pasado generaciones viviendo en el mismo asentamiento, sin observar un cambio significativo en los últimos años.

“Poner una empresa aquí significaría un extraordinario negocio para quien invierta y una enorme oportunidad para toda la zona, que ya es colindante con zonas urbanas sumamente pobladas”, mencionó el candidato del PRI y PRD.

Acompañado de Elda Nechar, candidata a diputada local por el Distrito IV, “El Gordito” Marín conoció a doña Eva, una madre de familia que a través de la venta de hielo y paletas heladas de fruta natural, ha logrado crear un modelo de negocio que le proporciona un ingreso extra a su hogar.

“Mi programa de créditos precisamente es para la gente ingeniosa como usted, porque estoy seguro que si le doy un poquito de apoyo, usted puede hacer un poquito más grande su negocio, contratar incluso a alguna persona, porque lo que nosotros necesitamos es que haya empleo ahora”, mencionó el candidato a la alcaldía de Mérida.

Otra de las situaciones que actualmente enfrenta la comisaría de Chichí Suárez, reveló la señora Marcelina, es que pese a los reportes las calles carecen de alumbrado público, lo que genera un ambiente de inseguridad, sobre todo cuando cae la noche.

En ese sentido, Ramírez Marín mencionó que la atención a las deficiencias de las luminarias corresponde al ayuntamiento, por lo que este caso demuestra el desinterés de quienes han administrado la ciudad en los últimos años: “denos la oportunidad, los vamos a representar muy bien”.

Junto a Gaby Cejudo, candidata a diputada federal por el Distrito IV, el abanderado del PRI y PRD también recibió solicitudes de vacunas para adultos mayores que no pudieron acudir a los módulos de vacunación, así como de nuevas estrategias para enfrentar la pandemia, que no paralicen la movilidad u obstaculicen el sistema de transporte público.

“Me da mucho gusto que ahora le toque a usted ocupar la alcaldía”, expresó el señor Marco Antonio, dependiente del tendejón La Flor del Divino Niño, de la comisaría ubicada al oriente de la capital yucateca.

Finalmente, Jorge Carlos Ramírez Marín adelantó que además de resolver las inconformidades que escuchó este sábado, en caso de llegar a la alcaldía de Mérida tiene pensado establecer otras dos cosas fundamentales en la comisaría de Chichí Suárez: “la sede de su programa de paneles solares y una infraestructura deportiva de primer orden”.