MÉRIDA, Yuc., 29 de julio de 2021.- Luego de casi seis años de sufrir violencia psicológica y económica, y ante el temor de que le pueda pasar algo a ella o a sus hijos de 6 y 4 años, María José Ávila Reyes de origen chileno, decidió romper el silencio y denunciar a su agresor vía redes sociales luego de que este violara una orden de restricción interpuesta en su contra, hoy lo único que quiere es volver a su país.

En entrevista, notablemente afectada, narró que en 2014 durante un viaje que realizó a Tulum conoció a Fernando E. J., ese mismo año contrajeron matrimonio en Chile y al volver a Mérida, lo revalidaron. Luego de un año de compartir vivienda, su entonces pareja comenzó las agresiones.

“Inició poco a poco, insultos verbales, agresión psicológica que fue aumentando al paso de los años, me denigraba, me amenazaba con ejercer violencia física. Hace tres años llamé a la policía porque me violentó muy fuerte, me amenazaba diciendo que si me iba a mi país me acusaría de secuestro por llevarme a los niños, hubo violencia económica, cosas que no quiero recordar”.

María José es de profesión Tecnólogo Médico, algo que no existe en México y por lo que no ha podido ejercer, y es que, aunque al principio viajaba entre Mérida y Chile, cuando nació su primer hijo decidió dedicarse a su maternidad, sin pensar que esto la llevaría a la violencia.

Cansada de los malos tratos, en mayo de este año decidió romper el silencio, pues su marido estuvo preso por fraude, se sintió desamparada, sola y temió por el futuro de ella y sus hijos, ante este panorama buscó apoyo psicológico y jurídico para salir de ese círculo.

“Estuve en silencio varios años por miedo, porque él siempre me decía que nadie me iba a creer, que no iba a golpearme duramente ni a dejarme como otras mujeres para que no tuviera cómo demostrar a la policía. Quiero regresar a mi país con mis hijos, estoy sola, no tengo red de apoyo familiar más que la contención que me brinda el abogado y los psicólogos”.

En mayo de este año, la defensa de la señora María José, encabezada por el abogado Rodrigo Ortiz Eljure logró obtener no solo el reingreso a su domicilio, del que la habían sacado sin tener a donde ir, también consiguieron una orden de restricción y se interpuso la demanda de divorcio con el fin de romper por completo esta relación que la ha dejado severamente afectada.

“La señora nos informa en el despacho de que la sacó de la casa junto con sus hijos, no tenía donde quedarse, ante esto solicitamos medidas de atención y en este caso se pidió una orden judicial que le dio el reingreso a su domicilio, el juez ordenó la salida del agresor, la custodia temporal de los niños, el cese total de violencia y se le prohibió acercarse” detalla el abogado.

Pese a que se cambiaron cerraduras y debía haber elementos policiacos custodiando las 24 horas del día la casa de María José, el pasado 22 de julio su agresor llegó en compañía de otras personas y un cerrajero e irrumpió en la vivienda, llevándose una motocicleta y robando cosas personales de la mujer.

Al lugar llegaron elementos de seguridad a quienes el abogado les leyó las violaciones que estaba cometiendo esta persona, se les pidió que lo detuvieran pues ese mismo día se presentaría la denuncia, pero no hicieron nada y permitieron que Fernando E.J. se fuera, por lo que han decidido también tomar cartas en el asunto.

Luego de darse a conocer el video del allanamiento de morada, el caso de María José se ha vuelto viral, en su natal Chile se realizan manifestaciones vía redes sociales y las autoridades del Consulado de Chile en México han emitido cartas diplomáticas a las autoridades mexicanas para pedir ayuda.

Además, gracias a noticias en medios digitales, prensa escrita, radio y televisión diversos personajes de la política chilena se han sumado al llamado de ayuda. En el caso de Yucatán, se acercaron a la Secretaría de la Mujer y el Centro de Justicia Oral para Mujeres donde les han dado la atención y apoyo requerido.

María José y sus abogados, además de pelear y buscar justicia por los actos de violencia cometidos en su contra, también pedirán que un juez le otorgue la custodia de los niños y la orden para que los pueda sacar del país, pues es en Chile donde tiene casa propia, familia, puede buscar trabajo y tener una buena solvencia económica.

“Sólo hay dos formas, una mujer con hijos menores, que autorice con notario el padre, o un juez, se pedirá al juez que autorice por varios temas: la vulnerabilidad, que carece de recursos, que su profesión no existe en México y principalmente la violencia que sufrió”.