MÉRIDA, Yuc., 25 de septiembre de 2021.- Con una inversión de más de 5 millones de pesos el Grupo inmobiliario Libera construirá un relleno sanitario, un parador turístico y un área de rescate del tapir como parte del proyecto sustentable y socio-ecónomico Kinchil y Celestún, informó Edoardo Triay Espinosa director de la empresa.

Actualmente informó que la compañía promueve el desarrollo inmobiliario en 230 hectáreas donde se fraccionarán cerca de 4 mil lotes residenciales denominado Santuario Totem ubicado en el kilómetro 62 de la carretera Kinchil-Celestún.

El proyecto inmobiliario, que hasta el momento ya ha comercializado el 25 por ciento de los lotes residenciales, comprende un club de playa en Celestún que se pretende terminar en 2025, donde parte de los fondos del proyecto están siendo utilizados para el desarrollo de las comunidades con tres proyectos específicos.

Edoardo Triay señaló que de acuerdo a la política que Grupo Libera busca ser una empresa socialmente responsable, que favorece el desarrollo sostenible y contribuye al bien social general el cual involucra la iniciativa privada junto con los municipios de Kinchil y Celestún sólo para resolver algunos de los problemas.

Al proyecto de cambiar de lugar el basurero de Celestún a un nuevo sitio en el municipio de Kinchil se le destinará una inversión de 2 millones de pesos y ayudara a evitar la contaminación puesto que actualmente el tiradero se encuentra muy cerca de la playa donde diariamente se depositan dos toneladas de basura.

Otro problema es que los artesanos en Kinchil no tienen un lugar donde exponer sus mercancías ya que han sido rodeados por una carretera que hace que los turistas que viajan desde Mérida no pasen por ese municipio para llegar a Celestún por lo que se va construir un parador turístico con una inversión de 3 millones de pesos.

El tercer proyecto comprende la creación de una Unidad de Manejo Ambiental (UMA) para el rescate del tapir centroamericano, sin embargo, dijo que no se tiene un presupuesto definido porque se pretende invitar a otras empresas inversionistas.

El primero paso señaló que será la creación de la UMA en un terreno de 10 hectáreas para el proyecto de reproducción del tapir de manera legal desde Guatemala que se pretende terminar en un periodo de un año en que se estarán trayendo las primeras especies para su reproducción para después dejarlos en libertad.

Triay Espinosa dijo que el tema de una especie que esta extinta en el estado que es el tapir centroamericano, mediante los recursos de desarrollo inmobiliario quisieron participar en conjunto con los ayuntamientos de Kinchil y Celestún para intentar solucionar los problemas a mediano plazo como es la reubicación del basurero y la construcción del parador turístico.

En el evento, Carlos Valentín Dzib Pech, presidente Municipal de Kinchil, comentó este es uno de los proyectos inmobiliarios en la comunidad donde todavía se conservan sus tierras ejidales, añadió que el proyecto Santuario Totem estará generando empleos y oportunidades económicas para su municipio.

Por su parte José Asunción Ramírez Perera alcalde de Celestún dijo que en puerto se están recolectando dos toneladas diarias de basura sin embargo no cuentan con camiones recolectores de basura sino con camionetas particulares que les presta la población.

El tema del cambio del basurero dijo que es muy positivo para el puerto porque la comunidad cuenta con 13 mil 500 habitantes, sin embargo viernes, sábado y domingo reciben más de mil visitantes por día lo cual ocasiona que se genere más desechos sólidos.

El edil señaló que hay dos proyectos inmobiliarios en puerta para el municipio de Celestún uno es la construcción de cabañas ecológicas que promueven inversionistas extranjeros.