MÉRIDA, Yuc., a 11 de agosto de 2021.- Alrededor de una hora de reunión con el alcalde de Mérida, Renán Barrera, fue suficiente para la señora Dora María, para desconfiar hoy más que nunca en las autoridades municipales, pues aseguró que intentaron ponerle un ‘cuatro’ y le ofrecieron 2 millones y medio de pesos para resarcir el daño por la tortura, violación y muerte de su hijo José Eduardo, y retire la denuncia ante la Fiscalía General contra los policías municipales presuntamente involucrados.

Al salir de Palacio Municipal de la capital yucateca, acompañada de su otro hijo y su abogado, la mujer expresó una vez más que el daño que le hicieron a José Eduardo no se puede reparar, por lo que la cita con el alcalde solo sirvió para escucharlo defender a sus policías municipales.

“Esta reunión era porque el alcalde Renán me iba a proponer reparar el daño que le hicieron a mi hijo y mi familia, pero yo les digo aquí, ¿reparar el daño?, de que forma lo harían, no van a devolverme a mi hijo, lo que menos me interesaba era que me diera dinero, lo que yo quería es que me dijera que iba a hacer justicia y a la mera hora sale con que sus policías no son las personas que le hicieron tanto daño a mi hijo”.

Manifestó que conocer a Renán le dejo un sabor amargo por la impotencia y desesperación de no tener el completo apoyo de las autoridades, además de que no querían que pasaran sus abogados e incluso llegó en un momento en que no los dejaban hablar.

“Pienso que lo que querían es que yo estuviera sola para poder hacerme algún otro tipo de propuesta y como no se puedo me dijeron que cuando quiera volver, pero solo mi hijo y yo, sin abogado o representante, así que solo me dieron atole con el dedo, me quisieron poner un cuatro”. 

Expresó que después de lo ocurrido con el alcalde de Mérida, ya no tiene confianza en las autoridades municipales, únicamente a la Fiscalía General de Yucatán porque son los únicos que reúnen evidencias y pruebas para que el caso de su hijo no quede impune.

“Le pregunté a Renán porqué si el quiere o quería ayudarnos dio a conocer el video de que los policías tenían a mi hijo, se supone que únicamente lo tenía que haber dado de prueba y no me dijo nada”. 

Irving Covián Ravelo, hermano de José Eduardo, acompañó a su madre en todo momento y añadió que no escuchó nada nuevo de la autoridad municipal.

“Todo lo que escuché fue lo que estuvo diciendo el alcalde en sus declaraciones y, para esto, mejor nos hubiera hecho una llamada porque no dijo algo más”

El abogado de la familia, Andrés Nieves, reiteró que en la reunión con Renán Barrera, sus enlaces les ofrecieron dos millones y medio de pesos para resarcir el daño ocasionado al joven presuntamente torturado, violado y muerto a manos de policías municipales, y para quitar la denuncia ante la Fiscalía General, pero no se dejarán intimidar y así tengan que ir con el Presidente de la República, no pararán hasta que se haga justicia.