MÉRIDA, Yuc., 19 de junio de 2021 .- El consumo del cristal entre los adictos a las drogas en Yucatán comienza a apoderarse de los jóvenes, pues en solo un año el Centro de Integración Juvenil de Mérida (CIJ), registró un aumento del doble entre la población que atiende, reveló su director, Víctor Román Roa Muñoz.

Explicó que en 2019 el 21 por ciento de las personas que atendieron consumían el también denominado Ice y para 2020 la cifra se disparó al doble, lo que significa más de 660 nuevos casos de drogadicción.

“El consumo del cristal es el que se ha venido disparando, en el año pasado cerramos como segunda droga de mayor consumo y de mayor impacto entre los pacientes que atendemos; entonces es una situación que nos está preocupando pero ocupando en el tema de seguir fortaleciendo la prevención”.

Detalló que entre los focos rojos de adicción y consumo de drogas en la entidad está Kanasín, Umán, Progreso, Motul, Ticul, Oxkutzcab y las orillas de Mérida, principalmente en las comisarías, por lo que hizo un llamado a las autoridades para evitar que la problemática se siga propagando en Yucatán.

“El problema del consumo de sustancias es en todas lados; sabemos de las problemáticas históricas que trae Kanasín, sí es un foco rojo que hay que atender en muchos aspectos, pero no olvidemos Progreso que es un polo turístico importante y que también representa sus particularidades”.

Refirió que las edades de inicio de consumo de alguna droga, prevalecen los adolescentes y menores de edad, es decir de 10 a 18 años, y el mayor consumo se encuentra entre jóvenes de 19 a 35 años. 

También la marihuana está entre las principales sustancias que consumen los jóvenes que atiende el CIJ, dijo, con un 60  por ciento del total, la cual se ha mantenido al menos en los últimos cuatro años como la preferida.

Roa Muñoz expuso que los factores principales para que los jóvenes incursionen en el consumo de drogas, es la falta de oportunidades, espacios y servicios para hacer deporte, cultura y educación, además del consumo de alcohol intrafamiliar.