CIUDAD DE MÉXICO, 24 de noviembre de 2021.- El director General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Luis Ramírez Pineda, señaló que hasta el momento la autoridad federal en materia de salud no ha considerado que haya necesidad de poner una segunda dosis de la vacuna contra Covid 19 a los maestros.

Lo anterior durante su comparecencia ante las comisiones unidas de Seguridad Social y de Salud de la Cámara de Diputados como parte de la glosa del Tercer Informe de Gobierno, donde señaló, en respuesta a la diputada de MC, María Chávez, quien lo cuestionó al respecto, que el ISSSTE es aliado de los maestros pues, indicó, son el 60 por ciento de la derechohabiencia.

Sin embargo, refirió que como director del ISSSTE, conociendo la estrategia nacional de vacunación, tiene la obligación de conducirse de acuerdo a lo que establece la Secretaría de Salud (Ssa) y ésta, dijo, no ha instruido a una segunda dosis para los profesores.

“Yo como director del ISSSTE conociendo la estrategia nacional de vacunación, tengo la obligación de conducirme con lo que dicta la Secretaría de Salud, y la Secretaría de Salud en estos momentos no nos ha instruido que haya la necesidad de una segunda dosis, de todos modos, yo preguntaré e insistiré en eso”, respondió.

A pregunta expresa de la diputada de MC sobre si considera necesario que se aplique una segunda dosis de la vacuna Cancino a maestros, el funcionario federal aclaró que él es economista, no doctor, “estaré haciendo eco de su llamado, pero no podría decirle yo en este momento si es o no factible una segunda dosis”.

Durante su exposición, Ramírez Pineda señaló que, en tres años de trabajo para consolidar la transformación de los servicios de salud, el ISSSTE ha invertido alrededor de tres mil 959 millones de pesos en equipamiento, mantenimiento e infraestructura médica en todo el país en beneficio de 13.5 millones de derechohabientes.

Sin embargo, al ser cuestionado por la diputada del PT Lilia Aguilar sobre el estado que guardan las instalaciones de la Institución en el país, el funcionario reconoció que en el 90 por ciento de la infraestructura tiene problemas con el sistema eléctrico e hidrosanitarios.

Resaltó que el ISSSTE pagó siete mil millones para comprar medicamentos y sólo está en espera de que las farmacéuticas realicen la entrega, de manera que la derechohabiencia cuente con los insumos necesarios para su atención.

Sostuvo que la institución que encabeza avanza en tres objetivos: mejorar la atención a la derechohabiencia, fortalecer el modelo preventivo de salud y sanear las finanzas del Instituto.

Sigue leyendo AQUÍ