MÉRIDA, Yuc., 3 de mayo de 2021.- El mes de mayo trae consigo las temperaturas más altas que se registran durante el año en Yucatán y los animales de compañía también pueden sentirlas de manera muy peligrosa.

“El calor tan intenso que ya estamos viviendo es muy perjudicial para las mascotas de compañía y los animales que no tienen dueño, puesto a que aunado a la humedad, la sensación térmica se eleva”, comentó en entrevista con Quadratín el médico veterinario zootecnista, Jorge Lara Montero.

Debido a esta situación, el también presidente del Colegio de Médicos Veterinarios de Pequeñas Especies de Yucatán (Comevepey), emitió una serie de recomendaciones, para evitar que perros y gatos domésticos sufran un golpe de calor, que podría ser mortal para ellos.

En primer lugar aclaró que según los libros, la temperatura regular de los perros ronda entre los 38 y 39 grados, mientras que la de los gatos suele ser de entre 37.5 y 38.5 grados, sin embargo, por las condiciones de la temperatura en la región, estas pueden variar hasta por un grado y medio más.

“Cuando la temperatura pasa de 40 grados en cualquiera de estos animales, ya empiezan a producir trastornos homeostáticos en el organismo, comienza a aumentar la concentración de la sangre y se comienzan a hiperventilar (…) se calienta tanto la sangre que los glóbulos rojos se rompen y producen coagulaciones en varias partes del organismo, esto se conoce como coagulación intravascular diseminada”, informó el médico veterinario.

Como medidas de prevención, Lara Montero indicó que es importante mantener a las mascotas en condiciones “adecuadas de sombra”, en espacios donde no pueda aumentar la temperatura como pueden ser casitas con techo de lámina, el patio o el techo del domicilio.

También es correcto impedir que los animales realicen rutinas de ejercicio forzoso durante las horas en las que el clima suele ser de calor extremo y para regular su temperatura pueden darle juguetes fríos o botellas de plástico con agua congelada, para que laman o abracen.

Los perros de hocico corto como pugs, boston terrier, bulldog francés, bulldog inglés, bóxer, así como los de razas de pelo largo, como el husky o el alaska, suelen correr mayor riesgo, debido a que no pueden eliminar el calor de manera adecuada.

Durante esta temporada de calor también es necesario que los dueños observen constantemente a sus animales, para darse cuenta si asesan de forma más rápida, si la lengua cuelga de más, si se encuentra muy agitado o tiene la nariz y ojos secos, ya que son los signos de alarma más comunes.

Si ese fuera el caso, como medida de primeros auxilios se debe someter al gato o perro a un refrescamiento, mojando las almohadillas de las patas y el abdomen con agua fresca, pero no helada, ya que son las zonas por donde principalmente eliminan el calor.

Por último, añadió que en caso de no ver una pronta recuperación, es necesario acudir con un médico veterinario certificado, para continuar con un tratamiento que pueda salvar la vida del animal, ya que las temperaturas de más de 40 grados pueden producir una falla multiorgánica.

“A grandes rasgos es la causa de la muerte, porque le aumenta tanto la temperatura al paciente, que muere el hígado, fallan los pulmones o el corazón”, concluyó.