MÉRIDA, Yuc., 5 de marzo de 2021.- Nuevamente Sami Trujillo denuncia maltrato y abuso por parte de la Policía Estatal de Yucatán y la Policía Municipal, pues la noche del pasado tres de marzo fue “revisada” por elementos de dichas corporaciones sin medidas de sanidad, tocaron sus senos y genitales argumentando presunta posesión de drogas.

Sami, o “Anahí”, fue detenida en compañía de su esposo, entre las nueve y 10 de la noche del miércoles mientras circulaba por calles de Mérida, luego de que a la altura del Hospital O’Horán perdiera de vista a la unidad de policía que la custodia para salvaguardar su integridad.

Como se recordará, a Sami Trujillo se le asignó una unidad de la Policía Estatal para custodiarla luego de manifestarse frente al Palacio de Gobierno del Estado en octubre del 2020, ya que recibió amenazas de muerte de parte de su tía Gloria y un sujeto de nombre Bernardo, a quienes identifica como sus abusadores, pues la explotaron sexualmente de los 12 a los 18 años, situación que ya se encuentra denunciada ante la Fiscalía General del Estado (FGE), sin que hasta el momento haya sido resuelta.

Sami se puso en contacto con Quadratín para denunciar el abuso del que fueron víctimas ella y su esposo la noche del miércoles, pues a la altura de la tienda Home Depot, sobre la avenida Canek, unidades de ambas corporaciones policiacas les cerraron el paso, obligando a su pareja a bajar del vehículo en el que circulaban.

En el auto iba, además de Sami y su esposo, “Erika”, una custodia que la acompaña en todo momento. Trujillo narra que le indica a los elementos que no se puede bajar del auto por su seguridad y que no hay razón para que los detengan, la respuesta que le dieron es que “iba a exceso de velocidad” y la revisarían por presunta posesión de drogas.

“Me empezaron a toquetear”, una mujer y un hombre de la policía ingresaron al vehículo, “me sacudí la blusa porque sé que así le hacen”, Sami asegura que la mujer de la policía no se puso guantes de látex y así “tocó mis senos y me pidió que me abriera el pantalón”.

“Me dijo que me iba a introducir el dedo a ver si no traía drogas, el otro policía la estaba alumbrando con una lámpara”.

El elemento masculino “acarició mi cabello”, Sami pidió apoyo a “Erika” la custodia que la acompaña, sin recibir respuesta, “ella estaba ahí pero no hizo nada”.

A pesar de que Sami y su esposo explicaron la situación, los elementos insistían en que iban a exceso de velocidad, razón por la que se llevaron su automóvil al corralón y les levantaron una multa por cinco mil pesos, más dos mil pesos por sacarlo de dicho lugar.

Sami subió un video a la página de Facebook Justicia por Anahí donde ha denunciado su caso, señala al comandante Pedro Ibarra, encargado de los custodios como el responsable de lo sucedido, así como a los elementos que la detuvieron, quienes iban a bordo de la unidad 6240, entre ellos Alejandro Vargas Montoya.

Trujillo aseguró a Quadratín que ya había solicitado a la FGE el cambio de custodios, ya que no se siente segura, sin embargo la institución le respondió que ella los había solicitado y que no había manera de cambiarlos.

Sami continúa con su exigencia de justicia por se víctima de trata, ahora denuncia este abuso insistiendo en que su caso no es tomado en cuenta, por lo que aseguró, asistirá a la marcha convocada el próximo domingo siete de marzo en la capital yucateca, en el marco de la conmemoración del ocho de marzo, Día Internacional de la Mujer, en la que pedirá nuevamente, se le haga justicia.