CIUDAD DE MÉXICO, 25 de noviembre de 2021.- Hace algunos años, Mateo Cuarón escuchó de lejos a su padre, Carlos Cuarón, mientras escribía y discutía por Skype el guión de la película Amalgama con Luis Usabiaga, el co-escritor.

No sabía de qué iba la historia ni los personajes, pero alcanzó a entender que sucedía en una isla. Sin decírselo a nadie, compuso y grabó una canción inspirada en la poca información que tenía.

Cuando se fue a estudiar composición musical fuera del país, mandó la maqueta de la canción por correo electrónico como un regalo de agradecimiento a su papá, acompañada de un mensaje amoroso.

Seguir leyendo: Quadratín CDMX