MÉRIDA, Yuc., 20 de junio de 2021.- A tres semanas de que se iniciaran las obras en el Paso Deprimido, el director de Obras Públicas, David Loría Magdub indicó que  los trabajadores están a punto de concluir con las demoliciones e intervenciones en las paredes laterales donde se instalará la nueva cisterna, por lo que ya se pueden ver avances en la estructura y en el colado de los muros adosados.

Durante un recorrido realizado con el alcalde Alejandro Ruz Castro, el funcionario dijo que las condiciones de la zona inundada disminuyeron notablemente, los trabajos avanzan a buen ritmo y sin contratiempos.

Asimismo, señaló que ya se está inyectando concreto ciclópeo anti deslaves al área fracturada donde estaba la anterior cisterna ya que este material surte efecto incluso remojado en agua, además de que permite avanzar en la adecuación y el traslado del líquido hacia las bombas de achique, que trabajarán día y noche hasta que se coloque la nueva cisterna hermética.

Indicó que para evitar contratiempos en las actividades fue necesario instalar ductos provisionales y otros permanentes para canalizar las aguas del manto freático.

“Son cinco equipos de bombeo instalados y protegidos por medio de jaulas o rejillas que los protegen de desechos propios de la obra”, explicó.

Comentó que entre los avances importantes que se registran hasta el momento, está el armado del doble emparrillado de varillas de acero de piso y paredes de la nueva cisterna que tiene un área de cincuenta por diez metros y altura media de 1.20 metros.

También en la cimbra de contención, pues ya se trabaja en el colado continuo de concreto de alta resistencia (350 Kg/cm2), con cerca de 24 ollas de 6 m3 y el apoyo de dos grúas-bomba.  Cabe recordar que la actividad en esta zona es de casi 24 horas del día.