Mérida, Yuc., 29 de julio de 2021.- En Yucatán hay 10 casos de suicidio por cada 100 mil habitantes, el doble de la media nacional, lo cual es muy delicado ya que el número de casos está aumentando significativamente, antes de la pandemia Yucatán tenia estás desafortunadas cifras que ahora siguen en aumento, informo Abril Pacheco Patrón integrante de la comisión de psicología clínica del Colegio de Psicólogos de Yucatán.

Pacheco Patrón , psicoterapeuta infantil y juvenil, dijo que en su consultorio particular se están duplicando el número de pacientes que llegan con una ideación suicida y no es que antes no se atendieran este tipo de casos, sino que ahora se ha duplicado el número, lo que resulta muy preocupante.

La psicóloga clínica señaló que en charla reciente con colegas del colegio de psicólogos, observaban que no es en sí que la pandemia esté originando todos estos trastornos del estado de ánimo y de depresión, sino que las personas ya tenían esa carga de mucho estrés y problemas emocionales, lo que hace la contingencia es detonar estos casos.

La especialista señaló que es importante hablar sobre el tema para que no sea un tabú, ya que antes  había la idea equivocada de que una persona que hablaba de quitarse la vida en realidad no lo haría, y muchos padres de familia creían que la persona que estaba amenazando con esta situación en realidad no lo haría, sin embargo, esto ha cambiado porque una primera señal de alerta es que la persona esté hablando sobre el tema de la muerte.

Abril Pacheco explicó que no es que los niños, adolescentes o adultos estén hablando de su propia muerte sino que el tema sea recurrente para ellos, por ejemplo: una persona puede mencionar que tiene planeada la muerte perfecta para dejar tranquila a su familia, por lo que hablar de ello en forma frecuente puede indicar que hay una depresión instaurada.

Otras señales pueden ser desinterés por las cosas que usualmente le atraían, la perdida en la capacidad de disfrute, un estado emocional desanimado durante dos semanas o más y no hay algo que le pueda resultar agradable.

Un indicador clave dijo es que las personas empiezan a despedirse, pero puede confundirse con que ya terminaste de hablar por teléfono, sin embargo, el mensaje es más profundo, por lo que es necesario estar más alertas a los cambios de estado de ánimo, ya que no sólo se puede manifestar a través de tristeza sino también de irritabilidad o enojo.

Pacheco Patrón comentó que puede ser que en la mañana la persona está muy contenta, en la tarde súper triste y en la noche muy molesta, estos cambios en el estado de ánimo  pueden ser señales de alarma.

“Otro factor a considerar es que cuando en la familia hay un antecedente de un familiar suicida, pues existe la predisposición entre otros miembros, sobre todo ahora que estamos enfrentando problemas por la situación económica, desempleo o  estrés”, añadió.

“El tema de drogas o alcohol también puede ser un desencadenante, así como los cambios habituales de alimentación y de sueño, el rendimiento laboral ocasionado por la dificultad para concentrase a tomar decisiones, ante cualquiera de las señales mencionadas es importante que la persona que esté pasando por éstos episodios o los familiares y amigos que se den cuenta soliciten apoyo profesional que en muchas ocasiones debe de ser integral”.

Las personas impulsivas pueden estar en mayor riego de tomar ésta decisión, la cual termina afectando drásticamente al círculo familiar por lo que los dolientes también deben buscar un apoyo porque es algo muy fuerte emocionalmente para uno solo, señaló.

“Hay una línea de atención por parte del Colegio de Psicólogos 999-5755-418 que no es específicamente para atender casos de suicidios pero donde están al pendiente sobre todo por los problemas emocionales que han derivado con la pandemia sanitaria y  las personas pueden llamar para pedir apoyo sicológico de acuerdo a lo que necesiten”. 

Debido a la actual pandemia se activaron las líneas COVID para apoyo emocional y sicológico, por parte del Ayuntamiento de Mérida al 999-4541-081 y el Programa de Salvemos una Vida cuenta con las líneas  999-9245-991 y 994-5303-777.

En Yucatán se tiene también la línea 999-3103-662 en específico para la atención al suicidio, la especialista dijo que es muy importante seguir creando políticas públicas para combatir este problema de salud pública y hace falta hablar un poco más del tema, ya que existen programas pero no se conocen.

Finalmente informó que del 28 al 31 de julio se realiza la Segunda Jornada de Prevención del Suicidio “Vivir es lo de hoy”, donde se brindaran herramientas a las familias para mejorar su salud mental, principalmente para adolescentes. Para mayor información visitar el sitio  https://forms.gle/XfT2hb5vg7TxBSoh7