Mérida, Yuc., 29 de julio de 2021.- Tiraderos de basura que se han convertido en focos de infección, calles en mal estado y falta de mantenimiento a los pozos de absorción son algunos de los principales problemas que aquejan a vecinos de la colonia Jesús Carranza, zona de la capital yucateca que recientemente se hizo famosa por el caso de 39 gatos envenenados.

Vecinos de la colonia se comunicaron con Quadratín para exponer al menos tres zonas que se han convertido en tiraderos clandestinos, pues hace más de un mes que se realizó la campaña de descacharrización y el personal de Servicios Públicos Municipales del Ayuntamiento de Mérida solo recogió una parte de los cacharros, lo que ha ocasionado que la gente utilice éstas esquinas como basureros.

Doña Miriam Labastida señaló que tiene más de un mes que en la esquina de la calle 42 por 37 se juntaron los cacharros para evitar la proliferación de moscos, pero ha sucedido lo contrario porque ahora el lugar con tanta basura ya se ha convertido en un foco de infección.

“La esquina de plano se convirtió en un basurero porque aunque regresó el camión que levantó los cacharros no terminaron de llevarse todo y nuevamente la gente tira su basura en horarios en que nadie se da cuenta”.

Don Miguel Centeno, vecino de la calle 37, dijo que los colonos ya han realizado varios reportes a Ayuntatel para solicitar que se lleven los desechos, pero los trabajadores del municipio no se han presentado.

“Tenemos un tremendo Presidente Municipal que  habla muy bonito pero no resuelve nada. Primero era chatarra y ahora la gente tira su basura además que se ha vuelto un peligro porque ya no se puede caminar por la banqueta, está invadida y las personas caminan a media calle exponiéndose a que los atropellen”.

La señora Guadalupe Herrera, otra vecina, expresó que hace más de un mes que se formó el tiradero en una esquina porque los camiones no se llevaron todos los cacharros, al día siguiente amaneció un colchón y luego poco a poco la gente comenzó a dejar su basura del día.

Por su parte el señor José Pérez, quien tiene su domicilio en la esquina de la calle 48 por 37, se quejó debido a que afuera de su casa se convirtió en un tiradero al aire libre, y aunque ya reportó en varias ocasiones al Ayuntamiento, tampoco han atendido su petición.

Lo más contradictorio, manifestó, es que en esa esquina el propio Ayuntamiento colocó dos letreros para prohibir tirar basura, pero gracias a la campaña de descacharrización el sitio se volvió un criadero de moscos.

A pesar de estar los dos letreros que el Ayuntamiento pintó en la barda con la leyenda ‘prohibido tirar basura’, la gente no hace caso, pues nadie supervisa y aplica la ley, señaló.

El señor Pedro Yam, quien se dedica a recolectar chatarra en la zona, aseguró que son tres tiraderos que hay en la colonia, pues acostumbra darles una vuelta para revisar si hay aparatos eléctrico u otros objetos a los que les pueda sacar provecho al venderlos como chatarra.

Don Gregorio Palma, vecino de la calle 36, entre 35 y 39, dijo que muchas de las calles de la colonia están llenas de baches. “Con la temporada de lluvia, cada que cae un chubasco, los hoyancos se hacen cada vez más grandes”.

El vecino agregó que hace falta mantenimiento en muchas de las rejillas de los pozos pluviales porque hay algunos que están llenos de maleza y basura y en temporadas de lluvias se provocaran inundaciones en las calles.