MÉRIDA, Yuc., 7 de abril de 2021.- “Yo no quería venir por miedo, pero ahorita que me picaron no sentí nada”, expresó la señora María del Socorro Santos Madera, originaria de Mérida de 71 años, luego de recibir su primera dosis de la vacuna de AstraZeneca contra Covid 19. 

Su expresión se debía porque ha escuchado que la aplicación de la vacuna trae consecuencias, sin embargo, gracias a la petición de su hija fue que se animó a acudir al módulo estatal instalado en el Auditorio del Tecnológico de Mérida, ubicado sobre la avenida 60 al norte de la ciudad. 

Alrededor de las 10 de la mañana, la mujer de 70 años que se aplicó el biológico de AstraZeneca, no presentó ninguna reacción; se mantuvo en observación al menos 20 minutos dentro de la sede. Con ello, dijo sentirse segura para visitar a su vecina, a quien no la ha visto desde que empezó la contingencia sanitaria. 

“Me quedé sentada adentro, me siento bien. Tengo que decirle a mi vecina que vive enfrente, he visto que no sale para nada desde que empezó la enfermedad y  me da pena de ir a visitarla porque su hija es extraña, pero esta vez ya me voy a decidir a hablar con ella para ver si ya le tocó”, relató María del Socorro.  

En el mismo punto de vacunación, la señora Elsy Arjona Salas destacó: “me siento muy bien, mi hijo me inscribió, con un folio me dijeron donde me tocaba. Vine con confianza aunque entré solita”.  

Señaló que al inicio tenía miedo por aplicarse la inyección, debido a que ha leído sobre reacciones negativas, pero para la señora lo más importante es seguir saludable en compañía de su familia, por ello, ella que nació en el mes de enero y que le tocó este día, acudió luego de que le confirmaron la hora y el lugar.

De esta manera, sin contratiempos, los adultos mayores salieron convencidos de hacer lo correcto, pese que en otros países se ha informado sobre casos de aplicación de vacunas vacías, uno de estos se registró en el estadio Romelio Martínez, de la alcaldía Barranquilla en Colombia.