CIUDAD DE MÉXICO, 31 de julio de 2020.- Napoleón Gómez Urrutia es un sinvergüenza y un cínico que utiliza las extintas huelgas de Cananea, Taxco y Sombrerete para beneficio propio.

Hay que recordar que exigía cien millones de dólares por supuesto daño moral a cambio de reabrir las minas, señaló Carlos Pavón Campos, secretario general del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico Frente.

“Si a él ya se le olvidó todo lo que pedía a cambio de levantar las huelgas, a nosotros no”, enfatizó el también diputado federal por el PRI, en un comunicado.

Seguir leyendo: Quadratín Cdmx