CIUDAD DE MÉXICO, 8 de mayo de 2021.- En pleno 2021, y aun cuando la tasa de fecundidad en México pasó de 6.9 hijos por mujer en la década de los 60, a 1.9 en 2020, persiste presión social sobre ellas para que sean madres, incluso, en algunos sectores prevalece la idea de que es una obligación más que una elección, y se ejercen discursos violentos sobre quienes postergan o deciden no ser madres.

Así lo señalan las académicas Tania Meléndez Elizalde, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón y co-coordinadora del Seminario Interinstitucional de Familia y Diversidad; así como Alejandra Collado Campos, especialista en Estudios de la Mujer y jefa de Medios de Comunicación del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG) de la UNAM. 

Con motivo del Día de las Madres, Meléndez Elizalde explica que los censos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) muestran que en 1980 la tasa de fecundidad era de 4.8 hijos por mujer; en 2000 disminuyó a 2.6, y en 2020 a sólo 1.9.

De acuerdo con la UNAM, el escenario varía por entidad, pues mientras en la capital mexicana la tasa es de 1.2 hijos por mujer, en Chiapas es de 2.7; y en Guerrero de 2.3. “Influyen muchos factores culturales, por ejemplo, la Ciudad de México tiene el nivel de escolaridad y profesionalización más alto del país, tanto en mujeres como hombres, lo que impacta en estas cifras”, asevera.

Collado Campos destaca que los estados con menor tasa de fecundidad son la Ciudad de México, Baja California Sur y Baja California Norte; además, en el país el decremento en el número de hijos se mantendrá, pues se prevé que para 2050 será de 1.7 por mujer, en promedio. 

Seguir leyendo Aquí