MÉRIDA, Yuc., 21 de agosto de 2021 .- Organizaciones a favor de los derechos de los animales y rescatistas independientes celebran las recientes modificaciones al marco legal yucateco que ahora persigue de oficio cualquier acto que vulnere el bienestar animal. 

Los cambios al marco legal incluyen una reforma en el Código Penal de Yucatán, en la cual el maltrato animal se considera como un delito que se persigue de oficio y que conlleva a penas que van desde 20 mil UMAS, hasta cárcel por tres años, dijo en entrevista Zita Vera Rangel, representante nacional de la organización Un Millón de Esperanzas.

“Es un avance que ha habido, porque se aprobó la iniciativa de seres sintientes  y próximamente tendremos una fiscalía especializada en el maltrato animal, entonces eso es muy bueno, el problema es la gente que no tiene la concientización necesaria”, abundó

La rescatista independiente adelantó que el próximo 13 de agosto, llevarán a cabo una campaña de concientización sobre los seres sintientes, en conjunto con el Ayuntamiento de Progreso, para transmitir el mensaje a sus habitantes. De igual forma, buscarán que este modelo informativo se replique en Mérida y otros municipios de la entidad.

“La idea de la actividad es difundir el bienestar animal y eso conlleva a una tenencia responsable para las mascotas. Llevaremos la información adecuada sobre cómo ser un dueño responsable, hasta dónde debes realizar la denuncia cuando ves a un perro que está en condiciones de maltrato”, detalló. 

Zita Vera recordó que Yucatán es de los estados más violentos en cuanto a maltrato animal, entre los más comunes está la falta de alimentación y la sobreexposición al sol, lo que puede causar a las mascotas desde un golpe de calor, hasta la muerte por deshidratación.

Cuestionada sobre el tema del Centro Municipal de Control Animal (CEMCA), señaló que actualmente: “todo está frenado porque tiene que llegar la nueva administración, entonces no hemos podido avanzar, pero está en vías de hacerse cambios… El dato de conocer si aún hay sacrificios, no lo tenemos, las autoridades no nos lo dicen”.